NOCIONES ACERCA DEL COMPORTAMIENTO DE LOS GATOS

Llegar a comprender la conducta de nuestro gato requiere que apliquemos cierta psicología; el comportamiento del gato varía alo largo de su vida, desde la gran actividad que tiene durante los primeros meses de vida hasta la tranquilidad del gato viejo, todo ello se ve influenciado por factores como son la raza del animal, no es lo mismo un Siamés que un Persa por ejemplo, así que conviene estar informado antes de adquirir una raza determinada.

Una vez que hemos decidido compartir nuestra vida con un gato, las preguntas más frecuentes que nos asaltan podrían ser ¿ macho o hembra ?, ¿ qué raza elegir ? o ¿ a qué edad adquirir el gatito ?. Es muy importante saber que el proceso de integración del gato en nuestro hogar no será el mismo según su edad, un gato joven se acostumbrará rápidamente, mientras que si es adulto la adaptación puede llegar hasta, incluso, meses. Otra cuestión es introducir a un gato en lugar donde previamente ya vivía otro animal, es muy recomendable intentar que el nuevo inquilino sea lo más joven posible para que el grado de aceptación sea mayor por parte del otro animal ya sea gato o perro.

Con respecto al sexo de nuestro gatito, teniendo en cuenta que, en principio, son igual de cariñosos, revoltosos y juguetones machos y hembras, no parece que tenga gran importancia la elección de uno u otro. hoy en día la mayoría de los gatos machos y hembras están castrados o esterilizados, a no ser que el dueño se dedique ala cría de estos. Esta práctica suprime los problemas asociados al celo tanto del macho como de la hembra y por otro lado alarga la vida a nuestra masocta.

Más importante que el sexo, es quizás la elección de la raza, en general los Persas y similares son más tranquilos que los Siameses, ésta es una de las razas mñas nerviosas y exictables, un gato siamés puede ser un auténtico terremoto en una casa tranquila, aunque sigue siendo igual o más cariñoso, una ventaja que tienen los siameses frente a los persas es el acicalamiento, siendo el de los siameses mucho más sencillo por tener el pelo corto.

A pesar de la fama de independientes y cazadores solitarios que tienen no significan que no se relacionen con otros individuos de su especie, los gatos que viven en libertad establecen jerarquías sociales, donde ellos se reconocen, se acicalan y se encargan del cuidado de los gatitos entre hembras. Estos grupos suelen formarse fundamentalmente entre una hembra y sus crías, abandonando más tarde a los machos del núcleo familiar para ocupar otro territorio. El número de gatos y las dimensiones del territorio que forman los ” clanes gatunos” depende de muchos factores pero el principal factor recae en la comida disponible. Los límites del terriotiro se establecen mediante una serie de marcas, la más común es el rociado de orina en objetos, otra marca típica se hace mediante arañazos y también frotando la cabeza y la cola contra objetos, impregnándolos de glándulas situadas en estos lugares. El olor corporal es un mecanismo del que disponen los gatos para reconocerse, por eso ellos marcan su territorio con su olor corporal, para que lo demás sepan de quien es cada territorio.

Otros métodos de comunicación del gato son a través de diversas posturas, expresiones y sonidos. Un gato enfadado dirige las orejas hacia atrás y tiene su cola baja. Los sonidos que utilizan son numerosos, y dentro de las distintas razas, la siamesa es la ” más habladora”. Ellos tienen varios tipos de sonidos, los murmullos son sonidos suaves que se suelen emitir con la boca cerrada, el ronroneo es el más popular de los sonidos gatunos, éste es un sonido continuo que puede emitirse durante largos peridos de tiempo, lo normal es que cuando nuestro gato emita este sonido indique satisfacción, aunque también pueden ronronear cuando sienten dolor. Por último los típicos son chillar, bufar y gruñir, que suelen ser emitidos en situaciones de peligro o estress. todas estas pautas descritas son aplicables a los gatos que viven en libertad, los gatos caseros siempre disponen de comida y; si cazan es por diversión,no por necesidad, además no suelen convivir muchos gatos en casa por eso habra diferencias notables ente el comportamiento del gato casero y el salvaje, de hechoe es posibe que el dueño no se de cuenta del comportamiento territorial de su gato hasta que mantenga a varios dentro de casa, en la que cada uno ocupará un territorio que podrá compartir o no con los demás dependiendo de muchos factores como que estén castrados,edad,etc…