Como ya avanzamos en el número anterior, este número lo dedicaremos a la alimentación y cuidados del conejo enano.

Los conejos son herbívoros, su alimentación se basa en gran variedad de vegetales, con la fibra como principal protagonista en su ración diaria, los conejos comen mucho forraje y poco grano.
El aparato digestivo de los conejos tiene una peculiaridad; el estómago es muy pequeño, y el alimento se mueve a través del tracto digestivo “empujando” a la porción del alimento que está a continuación, esta a su vez empuja a la que está delante, dando lugar a que el alimento tarde varios días en atravesar el tubo digestivo.
Esta es la princpal razón por la que necesitan una dieta especial, conteniendo gran cantidad de celulosa y no demasiado almidón.
Además tienen que comer cada poco tiempo.

Otra peculiaridad es que practican la coprofagia, es decir “reciclan” el alimento ingiriendo un determinado tipo de heces, dando lugar a que aprovechan vitaminas y proteínas que generan las bacterias que realizan la fermentación de la comida en el ciego, por eso existen dos tipos de “cacas” las que eliminan al exterior y otras, que sobre todo por la noche son más grandes y se las suelen comer antes de que toquen el suelo.

La comida base de estos animales debe estar compuesta por heno seco (forraje), muy importante, tiene que disponer de él todo el día en pequeñas cantidades (no más de 40 gramos por kilo), pienso preparado que venden en establecimientos especializados, también en pequeñas cantidades, zanahoria, manzana y pera pelada, diente de león, etc…
La lechuga no es aconsejable y nunca deberíamos darle a nuestro conejo enano pienso de conejo de granja, ya que es cebo, dando lugar a un crecimiento exagerado.

En cuanto a la salud de nuestra pequeña mascota, debemos vacunarlo dos veces al año (primavera y otoño), frente a la mixomatosis, enfermedad muy grave típica en el conejo y la liebre de campo.
También frente a la enfermedad hemoragica del conejo, se puede vacunar frente pasterellosis y conviene desparasitarlo frecuentemente.