Hoy en día, el persa es una de las razas felinas más populares, sobre todo por su impresionante belleza y admirable carácter, en definitiva es un “gato de lujo”.

Para conocer su origen e historia tenemos que remontarnos a Inglaterra, siglo XIX, resultado de cruces entre el persa de raza pura, originario del actual Irán introducido en Europa a través de Italia y el angora turco blanco. Tal como la conocemos hoy en día es una raza creada artificialmente. Se empezaron a exportar a Inglaterra y Francia, donde alcanzaron gran popularidad y se extendieron a Estados Unidos.

Existen gatos con pelaje muy largo en paises de clima frío (los noruegos o rusos) y también parece posible que el gato persa fuese en origen muy distinto al de angora. Estas diferencias son causa de la cuidada selección que ha venido haciendo el hombre a lo largo de la historia, por eso el cuerpo ha ido perdiendo esbeltez original y los ojos se han ido haciendo más grandes, acercándose más al gato de la antigua Persia. una de las principales características es la gran variedad de colores que tiene la raza, que van desde el manto compuesto por pelos monocromos desde la raíz a la punta, con colores sólidos o diluidos, tortuga, bicolor, tricolor o arlequines. Otra variedad es la llamada “pelo despigmentado” incluyendo los chinchilla, plateado, dorado y ahumado. Luego están los persas tipo siamés y los “tabby” (atigrados). El color de los ojos debe ser limpio, brillante y lo más intenso posible, en general será cobre o naranja, en el manto blanco puede ser azul, verde esmeralda o incluso avellana.

En la raza de gato con carácter más tranquilo, sosegado y cariñoso, de naturaleza afable se lleva bien tanto con personas como con otros animales.

Por otro lado, es un gran dormilón y necesita de cepillados diarios, sobre todo para empezar que se formen nudos y que se traguen los pelos, los ojos necesitan limpieza diaria, ya que al ser tan “chatos” lagrimean frecuentemente.

En definitiva es un gato apto para un piso, ideal para convivir con niños, para vivir con personas que le puedan dedicar tiempo, y desde luego nada recomendable para aquellos que quieren un gato independiente, porque esta raza necesita de afecto y cariño del dueño.