EL MOQUILLO CANINO

Pocos dueños de perros no han oído hablar del “moquillo canino”, sin embargo, muy pocos de ellos saben con exactitud y certeza lo que el proceso significa.

Hoy en día, gracuas ala vacunación, que se practica de forma sistemática a los cachorros, la prevalencia de la enfermedad ha disminuido significativamente, aunque no es raro encontrar casos aislados, incluso en animales adultos. La importación y compra de cachorros en malas condiciones. el hacinamientos de los mismo en lugares que no reunen las condiciones higiénicas mínimas necesarias, los viajes sin control sanitario y la falta de revacunaciones anuales de los animales adultos son las causas más frecuentes del rebrote del virus del moquillo canino.

¿ Qué es el moquillo?
El moquillo o eNFERMEDAD DE carré es una enfermedad infectocontagiosa de carácter grave que afecta al perro y a otros cánidos ( lobos, zorros..) y de forma muy especial al Hurón.

Puede afectar a animales de cualquier edad, aunque es más frecuente su aparición en cachorros de pocas semanas ( 3-6 meses aproximadamente ), que conviven con otros perros y en malas condiciones sanitarias. El virus es un morbilivirus ( familia paramyxoviridae ) cuyo contagio se produce, sobre todo, por el contacto directo de un perro enfermo con otro sano, mediante las secreciones producidas por el lamido, la tos, los estornudos…El perro enfermo contagia el suelo, el agua de bebida, la comida, y, en, general todo lo que esté en contacto con él. Este virus es muy resistente al frío y la congelación.

La enfermedad se propaga en primer lugar por el árbol respiratorio, ganglios linfáticos, sangre y otros tejidos, llegando por último al sistema nervioso. El periódo de incubación es variable, como mínimo de cuatro días.

¿ Cuáles son los síntomas ?
Son muy variables, suele aparecer en cachorros no vacunados, aunque también puede darse en animales adultos que han tenido contacto con animales infectados. En una primera face aparecen conjuntivitis y secreciones oculares, procesos respiratorios como rinitis, estornudos, laringitis y secreciones mucopurulentas por la nariz ( de ahí el nombre de la enfermedad), también son frecuentes las diarreas, pústulas en piely el endurecimiento y posterior agrietamiento de las almuhadillas plantares.

La fiebre es muy frecuente en todas las fases de la enfermedad.

En una segunda fase del curso de la enfermedad, de peor pronóstico, el virus llega al sistema nerviosos, apareciendo tics ( faciales, típicos de la enfermedad ), convulsiones, incordinaciones motoras e incluso cuadros de epilepsia. La enfermedad se puede ver agravada si el animal además tiene parásitos intestinales cutáneos.

El desenlace de la enfermedad suele acabar con la vida del animal y los que sobreviven suelen quedas con secuelas ( epilepsia,tics)

Hoy en día la enfermedad suele aparecer de forma algo diferente, en animales mal vacunados ( sin la dosis o repeticiones oportunas ) el moquillo puede pasar desapercibido en las primeras fases y presentarse sólo cuadros nerviosos, pulmonares o cutáneos.

El diagnóstico es sencillo y rápido mediante análisis serológicos de sangre o de secreciones del animal sospechoso. apartir de la observación por parte del veterinario de los síntomas típicos de la enfermedad ( que también son comunes en sus primeras fases a los síntomas de otras enfermedades )

Prevención

Los cachorros reciben d su madre anticuerpos por el calostro de la leche ( si ésta ha sido vacunada previamente ) en sus primeras 24 horas de vida. Al mes y medio de vida hay que administrar al cachorro la primera dosis ( que suele ir acompañada de la dosis contra el parvovirus), posteriormente a los 15 días se le aplica la segunda dosis ( asociada a hepatitis, leptospirosis y parvovirus ) y después de otros 15 días se le administra el último refuerzo. La revacunación anual es altamente recomendable para mantener niveles de inmunidad elevados.

Los animales que superan la enfermedad suelen quedar inmunes. cuando aparece un foco de moquillo en alguna camada o criadero, la lejía es buen aliado para desinfectar los útiles y las instalaciones donde estén los perros.

Hay que extremar las precauciones en todos los casos. estancias en residencias canincas, viajes, contactos con animales desconocidos…La vacunación es la única arma eficaz contra el moquillo.

puede afec