LAS DIETAS PARA CADA EDAD, ACTIVIDAD Y ESTADO II.

El perro adulto; una mascota adulta debe ser alimentada de forma exclusiva con un buen alimento para su edad y caracterísiticas. El alimento seco (pienso) reduce el costo diario de la alimentación, ayuda a mantener los dientes en perfecto estado y en las razas grandes ayuda a prevenir la obesidad.

La comida húmeda tiene mayor porcentaje en grasas, originando una mayor densidad calórica, dando lugar a animales obesos, además estos últimos son más caros que los piensos convencionales.

La etapa de adulto empieza a partir de los ocho a diez meses de edad en razas pequeñas y desde los catorce a los dieciocho en razas gigantes. Esta fase dura hasta los siete años de edad aproximadamente.

Existen razas que tienen marcada predisposición a ser obesos, como son el Labrador Retriever, el Cocker Spaniel, Beagle entre otros, con estas razas el dueño debería plantearse el uso de alimentos light, o ser muy estrictos en el racionamiento diario del pienso.

Si la dieta de nuestro animal tuviera que ser modificada por enfermedad, cambio de estado, actividad física… debemos hacer de forma gradual y durante varios días para prevenir vómitos y diarreas que aparecen con los cambios bruscos de comida.

En cuanto a la perra adulta gestante o lactante, debemos señalar que una incorrecta alimentación antes, durante y tras la gestación es, sin duda una de las principales causas del 30% de la mortalidad de los cachorros recién nacidos. En estas fases de la vida de nuestra perroa o gata una mala alimentación puede dar lugar a complicaciones en el parto, disminución de la producción de leche, alteraciones en la fertilidad, mamitis, anemias, etc… Por otro lado los cachorros recién nacidos de madres mal alimentadas lloran continuamente, están hipotermos, no ganan peso incluso la madre puede llegar a desatenderlos.Es importante desparasitar tanto al macho como a la hembra antes de la monta y una vez que la hembra esta preñada darle pienso de cachorro e incluso suplementar con calcio y vitamina D para el desarrollo óseo y la producción láctea y un buen aporte de agua fresca y limpia.La cantidad de comida habrá que incrementarla en función del número de cachorros ( aproximadamente un 15-20% más por cada cachorro ).

Los perros “senior” o ancianos, en este grupo incluimos a todos aquellos mayores de 7 años, estos animales sufre cambios corporales que originan nuevas necesidades nutricionales, con lo que implica la administración de piensos bajos en proteína, pero de mayor calidad y controlan más los niveles de sodio y fósforo para evitar problemas renales.Igualmente podemos encontrarnos problemas bucodentales, ( sobre todo en las razas “toy”), problemas de disgestión, hormonales,etc.Según estudios recientes el primer año de nuestro animal corresponde a 15 nuestros, el segundo año unos 9 de una persona y los siguientes posteriores a 4 años de una persona. En las razas grandes el primer año son 12 de una persona y cada uno de los siguientes 7 años.