CUESTIONES SOBRE LA ALIMENTACIÓN DE PERROS Y GATOS.

Los perros y los gatos tienen hábitos y necesidades alimentarias muy diferentes que es importante destacar para proporcionarles lo mejor a nuestra mascota.

El perro, originariamente, es un carnívoro facultativo que consume mayoritariamente carne además de alimentos no animal, por ello se le puede catalogar como onmívoro, aunque digiere mejor las proteínas animales que las vegetales. El gato es carnívoro estricto, así que en teoría, sólo consume carne de las presas que caza, por eso los pienso formulados tienen alto contenido de proteína y energía. Los gatos son mucho más exigentes que los perros al elegir su comida, pudiendo “ayunar” mucho tiempo si la comida no es de su agrado.

El sentido del olfato es primordial en el comportamiento alimentario; el perro olfatea, huele y luego traga la comida, es capaz de diferenciar entre salado, dulce, amargo y ácido. El perro, a diferencia del gato, habitualmente traga el alimento sin masticarlo.

El olor de la comida es muy importante para que a un gato le “atraiga” un alimento, por eso es importante el aroma de los piensos comerciales, son muy sensibles al gusto, a la textura y a la forma física del alimento.

Los gatos consumen la misma cantidad de agua independientemente de la comida que coman o de la época del año, suelen “ahorrar” en el consumo de agua, mientras que en los perros la ingesta de agua es mucho mayor.

Los felinos no suelen ser tan aficionados como los perros a los dulces, y de las golosinas que se dan como premio (sobre todo a los perros) no conviene abusar porque podemos convertir a nuestra mascota en un animal obeso.

A la mayoría de los perros y gatos les gusta el sabor de la leche, aún siendo una fuente de calcio, proteínas, fósforo y vitaminas puede dar lugar a diarreas en exceso, debido a la lactosa que contiene la leche. Por último, decir que el gato tiene el sentido del gusto poco desarrollado, con respecto al hombre, mientras que el hombre tiene 9000 papilas gustativas aproximadamente, el gato tiene 470 y el perro unas 7000, por eso se decantan más por el olor que por el sabor del alimento.